Muchas veces pensamos que nuestras relaciones pasadas han sido un fracaso y una pérdida de tiempo con la persona equivocada. Pero detrás de esos sentimientos de tristeza y culpa hay mucha sabiduría.Se esconden grandes lecciones en una ruptura.

En lugar de intentar entender “¿Por qué terminó?” la pregunta debería ser “¿Qué lecciones se supone que debo aprender de esto?” 

superar ruptura amorosa

8 Hermosas lecciones que todos podemos aprender para superar una ruptura amorosa:

1. La gente no te pertenece 

Las personas no son posesiones. Esto quiere decir que no tienes derecho a reclamarle nunca a nadie cómo debe vivir su vida, independientemente del tiempo que hayáis estado juntos.

No puedes controlar lo que los demás hacen, pero sí puedes controlar cómo tú te lo tomas. Lo mejor que puedes hacer es marcar límites sanos, honrando a tu amor propio y a la otra persona.

2. Todos necesitamos nuestro espacio 

superar una ruptura amorosa

Estar enamorado de alguien no significa que tengas que pasar cada hora de tu vida con esa persona, fusionar tu personalidad con la suya y olvidarte de tus propios sueños y necesidades.

Encontrar el amor significa sacar el máximo provecho de los momentos que tenéis juntos y respetar el tiempo que dedicas a solas haciendo las cosas que te hacen sentir bien. Es muy doloroso perderse uno mismo en el proceso de amar a otro. 

3. Tú te completas 

No necesitas encontrar a tu media naranja porque tú ya eres una naranja entera. Si buscas fuera el amor que deberías estar dándote tú mismo nunca podrás ser independiente y feliz. Siempre necesitarás que otros te amen para amarte tú mismo.

Si no eres feliz contigo mismo no serás feliz con nadie. Si tu autoestima depende de tu pareja, en el momento en que no tengas pareja tu autoestima quedará por los suelos. Tienes que cultivar el amor propio y la felicidad en ti mismo primero para luego poder compartirla con los demás.

4. Sólo puedes cambiarte a ti mismo, así que no te engañes creyendo que cambiarás a tu pareja

superar una ruptura amorosa

Claro que podemos motivar a otros con nuestro ejemplo, pero obligar a alguien a cambiar no es darle la libertad de poder hacerlo.Tampoco es una estrategia muy eficaz para conseguir lo que quieres.

La gente cambia cuando siente el deseo interno de cambiar. Ser presionado para hacerlo puede producir mejoras temporales, pero seguro que dará lugar a futuros resentimientos y reproches.

Las personas se motivan a cambiar por el ejemplo que das, no por las palabras que dices. Y si estás desesperado para que alguien cambie, pregúntate qué haces con una persona que necesita tantos arreglos. 

5. La pasión no es eterna 

Mariposas en el estómago, vestirse para impresionar, hablar por teléfono durante horas…todo esto son signos de pasión. Y todas estas cosas suelen desaparecer para dejar sitio al amor.

El amor significa aceptar a un ser imperfecto y amarlo tal y como es. Es ser auténtico y compartir tus defectos con alguien sin miedo a ser juzgado. Cuando compartes con alguien lo mejor, lo peor y lo más feo de ti el amor crece.

6. El perdón no se lo debes a él o ella, te lo debes a ti

superar una ruptura amorosa

Las mentiras que os dijisteis, los reproches, los insultos. No puedes cambiar lo que pasó, no puedes deshacer tus lágrimas y no puedes hacer que vuelva.

Así que deja de sentir odio, deja de pensar en la mejor venganza que puedes trazar y para de torturarte recordándolo todo una y otra vez. Perdónale no porque se lo merezca, sino porque mereces tú algo de paz interior.

7. Algunas relaciones simplemente vienen para enseñarnos cómo dejar ir

Dejar ir con auténtica libertad y amor por la otra persona requiere comprensión y mucho auto-perdón. Algunas relaciones que aparecen en nuestra vida no llevan la etiqueta de “felices para siempre”, vienen a nosotros simplemente para enseñarños a dejar ir.

Ser capaz de soltar tu pasado te permitirá estar plenamente presente en tus futuras relaciones. Física y emocionalmente hablando.

8. Tienes que reconocer lo que pasó para seguir adelante

superar una ruptura amorosa

El mejor consejo que la gente puede dar a alguien que está pasando por una ruptura es que se mantenga ocupado y tenga su cabeza en otras cosas. El problema es que a veces nos lo tomamos demasiado en serio, y hacemos cualquier cosa con tal de llenar el vacío que esa persona ha dejado. 

Pero la verdad es que necesitamos llorar, escuchar nuestras emociones y darnos tiempo para que nuestros corazones se curen antes de retomar nuestro camino de nuevo.

No dejes de hacer las cosas que te gustan, pero no te engañes fingiendo que nada de esto te afecta en absoluto. Reconoce y acepta lo que ha pasado hasta que salga al fin todo el dolor que tienes ahí dentro y puedas realmente seguir adelante.

Damos mucha importancia al primer beso, al primer amor y a la primera pareja. Estoy de acuerdo con que ser el primero es importante, pero en el ámbito de las relaciones es la última persona la que importa.

Todos hemos pasado por relaciones pasadas -más o menos traumáticas, más o menos difíciles de superar- pero todas tienen algo en común. Te han convertido en la persona que eres hoy.

andrea-foto-redonda

Soy Andrea Méndez Mollá, psicóloga, y quiero que tengas la relación de pareja que mereces