Y cómo empezar a escuchar a la tranquila y humilde voz del éxito -que reside en todos nosotros.

¿Por qué nos empeñamos en hacer las cosas que menos importan y nos mostramos reacios en hacer las que nuestra felicidad y éxito nos exigen? ¿Cuál es la voz que nos susurra: Pasa de todo. ¿Por qué preocuparse por esas tonterías de la disciplina?

voz interior negativa

Es la voz de la negatividad –también conocida como ego-, una voz que se ha vuelto más fuerte a lo largo de los años como resultado de juntarte con las influencias equivocadas, pensar de la manera equivocada, desarrollar la filosofía de vida equivocada, y tomar decisiones equivocadas.

Parte de la solución para acallar a la voz interior negativa es aprender a escuchar a la humilde y tranquila voz del éxito, que reside dentro de cada uno de nosotros. La voz del éxito está luchando constantemente contra los fuertes gritos del ego.

Es nuestra decisión escoger a cuál escuchar. Cada vez que nos dejamos sucumbir a la voz del lado oscuro de la vida y somos persuadidos en repetir los mismos errores en lugar de aprender de ellos, la voz de la negatividad se fortalece. Por el contrario, cada vez que escuchamos a la voz del éxito y somos persuadidos en apagar la TV y coger un libro, abrir el cuaderno y grabar nuestros pensamientos, o pasar un momento relajado pensando en cómo nuestras acciones de hoy pueden acercarnos a donde queremos estar mañana, la voz del éxito crece y se desarrolla en nuestro interior.

Cada nuevo aprendizaje personal es un paso adelante

voz interior negativa

Nunca podremos extirpar totalmente al ego de nosotros. Siempre estará ahí, incitándonos a pensar, sentir y actuar de una manera contraproducente a nuestros propios intereses. Pero podemos silenciarlo desarrollando una filosofía sólida y una actitud positiva acerca de nuestra vida y nuestro futuro.

Crear una nueva filosofía es fácil de hacer. Tomar nuevas y mejores decisiones es fácil de hacer. Desarrollar una nueva actitud es fácil de hacer. Todas las cosas valiosas y gratificantes son fáciles de hacer, pero el principal reto -el que podría dejarnos a mitad camino- es que también es fácil no hacerlo. 

Debemos mantener un ojo abierto ante las sutiles diferencias entre éxito y fracaso, y estar siempre pendientes de las tormentas internas que podrían llevarnos a repetir errores en lugar de desarrollar nuevos aprendizajes.

Cada uno debe tomar su propia decisión para alcanzar la vida que desea tener a través de la limpieza de sus pensamientos y el examen exhaustivo de las consecuencias de sus errores pasados. No podemos permitirnos pensar que los errores no importan. Sí que importan. No podemos permitirnos asumir que la falta de disciplina en una pequeña área de nuestras vidas no marcará la diferencia. Sí lo hará. Y no podemos permitirnos creer que podemos tener todo lo que queramos y convertirnos en todo lo que deseamos sin hacer ningún cambio en la forma en que vemos la vida. Porque no será así.

Tu filosofía de vida

voz interior negativa

El viaje hacia la buena vida empieza con un compromiso serio de cambiar cualquier aspecto de tu filosofía de vida que se interponga entre tú y tus sueños. El resto de ámbitos cobran poca importancia si antes no has tomado una decisión firme sobre qué hacer con tu filosofía de vida.

Todo estaría a nuestro alcance si leyéramos libros, practicáramos lo que pensamos y libráramos una sólida batalla contra la pasividad. Estas son sólo algunas de las acciones que te llevarán no sólo al desarrollo de una nueva filosofía, también a una nueva vida llena de alegría y autorrealización.

Cada acción nueva y positiva debilita la garra del fracaso y nos conduce cada vez más cerca al destino de nuestra elección. Cada nuevo y disciplinado paso hacia el éxito fortalece nuestra postura filosófica y aumenta nuestros cambios para lograr la vida que deseamos vivir. Pero el primer paso para conseguir todo esto es convertirte en el capitán de tu barco y en el líder de tu alma desarrollando una  fuerte filosofía personal de vida.

andrea-foto-redonda

Soy Andrea Méndez Mollá, psicóloga, y quiero que tengas la relación de pareja que mereces