¿Le quieres o le necesitas?

Una cosa es quererle y otra muy distinta depender de él para estar bien. Si buscas en tu pareja el amor que tú misma deberías estar dándote cuidado, porque eso más que amor es dependencia.

amor o dependencia

Veamos en qué se diferencia el amor de la dependencia emocional:

La dependencia emocional es

  • Idelializarle por encima de todo, por muy gilipo****, grosero, infiel o violento que sea. Es el mejor y punto
  • Verle como te gustaría que fuera, y no como es él en realidad
  • Hacerle responsable de tu felicidad y autoestima
  • Estar desesperada cuando no estás con él o no llama cuando esperabas
  • Creer que él es que te va a hacer sentir todo lo segura y guapa que antes no te habías sentido
  • Tener una lista de expectativas que tú crees que tiene que cumplir
  • Creer que no puedes vivir sin él
  • Sentirte vacía y sola cuando no estás con él
  • Ser celosa y posesiva
  • Cambiar tus hábitos e intereses por él
  • Tomar más en cuenta su opinión que la tuya

El amor que nace del miedo no es amor, es necesidad

La dependencia emocional nace del vacío interior. Un vacío que tú misma has creado y que sólo tú puedes llenar. Pero buscas a una pareja que lo haga por ti y te de todo el amor que deberías estar dándote tú a ti misma.

El amor es

No hay nada que controle al amor. El amor es la base que os soporta a ti y a tu pareja. No necesitas controlarle o poseerle. El amor es dar y compartir, no se trata de conseguir.

El amor no es dependiente. Cuando amas a alguien es porque admiras profundamente sus cualidades más profundas, esas que no desaparecen con el tiempo.

No se trata de dinero, pasión o miradas. Es sentirte orgullosa de la persona con la que estás por quién es y cómo se comporta.

Es quererte a ti misma más que a nadie. Compartir tu corazón con él porque quieres, y no porque lo necesitas. Es crecer juntos, pero también por separado.

Es reír hasta llorar, y saber que darías todo por él en ese mismo instante. Es saber que quieres estar con él toda la vida, pero no a cualquier precio. Es respetarle, peor sobre todo respetarte.

Para amar realmente a alguien primero tienes que amar a ti misma

Si no amas tu esencia nunca podrás amar ni ver la de otras personas. Y cuando sólo te quedas en la superficie es cuando el amor se confunde con dependencia emocional.

No te conformes con sucedáneos, atraviesa las capas de la superficie y llega hasta la esencia, donde el verdadero amor se encuentra.

Te puede interesar:

andrea-foto-redonda

Soy Andrea Méndez Mollá, psicóloga, y quiero que tengas la relación de pareja que mereces